¡La manta de bebé RickRack Rainbow está terminada!

Después de varios ratos de tejer y poder entender el punto zigzag, la manta Rickrack Rainbow quedó terminada y yo muy satisfecha con el resultado. En una entrada anterior, les había comentado la dificultad que tuve con una manta anterior que tejí y no me quedó como hubiese querido.

Con la sencilla metáfora de “subir una montaña, llegar a la cumbre, bajarla, cruzar el valle y volver a subir” se puede seguir el patrón tranquilamente. 

Y otra clave es hacer algo tan sencillo como contar. Cada “ladera” tiene una cantidad de puntos iguales de cada lado (en este caso, 4), “en la cumbre” se tejen tres puntos en un mismo punto, y al “cruzar el valle” se dejan sin tejer dos puntos.

El patrón indica que el tamaño de la manta es de 91 cm x 91 cm (36″ x 36″). En mi caso quedó de 140 cm de largo por 90 cm de ancho. Es ideal para un niño pequeño ya que la puede usar desde la cuna hasta que pasa a su primera cama y seguir usándola. Además, como utilicé una lana similar al chenil, la textura de la manta resulta ser muy suave y abrigada.