26 Sep

Amigurumi: Ballena Azul

Como estoy bastante entusiasmada tejiendo el amigurumi misterioso que propone The Crochet Crowd, decidí chusmear qué otro animal podía tejer. 

Mi hijo mayor está en esa edad en que todos los animales le llaman la atención y quiere saber todo acerca de ellos. Ahora está muy entusiasmado con los animales marinos (vio la película “Buscando a Nemo” y quedó fascinado con la vida marina) y hace unos días mientras buscaba cosas para guardar en Pinterest, encontré unos patrones muy lindos de ballenas azules. Mi hijo eligió este hermoso patrón, M. Richard the Whale del sitio www.shopmartingale.com. Acceder al patrón es muy sencillo: uno se registra en la página y puede elegir el patrón que quiere descargar. ¿El resultado? Dos ballenas maravillosas llamadas Frank (verde) y Huesitos (azul). Así fueron bautizadas por mi hijo. 

El patrón indica muy claramente paso a paso cómo tejer la ballena practicamente en una pieza. La única variación que hice fue la de los ojos: en vez de colocar unos ojos de plástico de 18 mm de diámetro, tejí dos círculos con medio punto que luego uní al cuerpo de la ballena. 

23 Sep

Amigurumi misterioso

A comienzos del mes de Septiembre el sitio The Crochet Crowd propuso realizar un amigurumi misterioso. ¿En qué consiste? Como ya Michael Sellick nos tiene acostumbrados, semana a semana nos brinda las pistas para poder confeccionar un amigurumi: tanto el patrón y un video tutorial para poder llevar acabo las distintas partes como una pista que nos va dando indicios de qué animal puede ser. El año pasado resultó ser un monstruito y como la propuesta tuvo tanto éxito, decidieron repetirla este año.

Lo que también propone The Crochet Crowd es que uno vaya subiendo en su página de Facebook las fotos del progreso que uno va realizando semana a semana, y entre los distintos miembros de la comunidad nos vamos dando aliento y también nos vamos ayudando con las pistas.

Las pistas del desafío de este año (hasta el momento) son:
 
#1 puedo nadar y lo hago muy bien,

#2 no puedo caminar hacia atrás

y #3 mi panza se parece a la de una vaca pero no tengo ubres.

Con las pistas en mano y las piezas tejidas, uno da rienda suelta a la imaginación (además uno siempre tiene un buscador como Google que nos ayuda a acercarnos al animal correcto).

Para ustedes, con las pistas que les di y las imágenes que les muestro, ¿qué animal puede ser?

El amigurumi misterioso se convirtió en… ¡una familia de canguros!

Canguro mamá…

… y canguro hijo.

Mis hijos están felices con sus nuevos juguetes.

12 Sep

Ayudamos tejiendo

En julio de este año se cumplieron dos años que empecé a tejer a crochet. Fue un antes y un después, aunque suene exagerado. El tejido ayuda a distendernos después de un día duro, a abrigar a nuestros seres queridos con objetos que creamos con nuestras propias manos, a expresar nuestra creatividad a través de los madejas y ovillos, entre tantos otros beneficios.

Leer más

11 Sep

Bolso de playa con motivo zigzag

En el mes de junio, con el comienzo del verano en el hemisferio norte a la vuelta de la esquina, el sitio Yarnspiration junto a Michael Sellick y Vickie Howell plantearon un desafío muy entretenido: el Crochet Summer Beach Bag Stitch-Along, tejer tres bolsos a crochet y en dos agujas para que uno los pueda utilizar como quiera: para salir a pasear, trabajar en el jardín o llevar a la playa. Cada bolso tiene un tamaño y diseño distinto. Como este desafío se planteó para el verano, en vez de hacerlo como un desafío misterioso y mostrar una parte del diseño semana a semana, prefirieron publicar los tres patrones y videos tutoriales juntos.

 
Como vivo en el hemisferio sur y en ese momento me encontraba tejiendo cosas de abrigo, como pechitos, saquitos para bebé y mantas, dejé este desafío para un poco más adelante.
 
Ni bien encontré un hueco de tiempo a fines de agosto, decidí tejer una de las carteras. Como había tejido una manta zigzag y logré sacar el punto, decidí tejer la cartera que tenía ese motivo: 4th of July Beach Bag.
 
El bolso se teje con dos madejas de hilo al mismo tiempo (o con los dos extremos de un ovillo, my choice!). De esta manera, no se necesita forrar el bolso. Además, el tamaño del bolso es bastante grande (unos 40 cm de ancho). Es ideal para llevar mantas, toallas y protector solar a la playa, más allá de muestro tejido y agujas que nunca nos abandonan. No recomiendo cargarla de cosas aunque la veamos grande.
Las instrucciones indican tejer con una aguja de 5 mm, pero en mi caso como el hilo que elegí es intermedio, o sea lo suelo tejer con una aguja de 4 mm o 4,5 mm, tuve que optar por una aguja más grande (7 mm) ya que me resultaba bastante difícil tejer. 
 
 
En el video tutorial, Michael nos indica el paso a paso para poder confeccionar el bolso: los cuatro lados, la base y las tiras para agarrarla; y cómo unir todas las partes y darle una terminación prolija. Las únicas dos adaptaciones que hice al bolso fueron la cantidad de colores que elegí (4 en total, la base y la primera hilera están tejidas con azul marino) 

y la manera en la que se unen las dos partes de la manijas: decidí unir las dos partes realizando 14 puntos bajos.

01 Sep

Manta de apego

Hoy en día, uno puede observar que nuestros hijos más pequeños se apegan a algún juguete, muñeco o manta y que sin ese objeto no salen a ningún lado. No importa si está limpio, sucio, en buen estado o lleno de agujeros. Este objeto es un refugio que da confort y calma; es un elemento de transición que los va a ayudar a ser más independientes, además de brindarles seguridad y compañía cuando mamá no está cerca. Esto no quiere decir que les falte afecto por parte de sus progenitores, sino que funciona como refuerzo emocional frente a lo desconocido.

Una ventaja del uso de la manta o el muñeco es que les permite manifestar sus sentimientos o emociones: lo van a abrazar, besar, patear o golpear sin mediar una palabra. Pero no lo van a dejar de lado, va a ser “su incondicional compañero de aventuras”. Es también importante enseñarle a nuestros hijos que si ellos quieren que la manta o el muñeco los acompañe durante mucho tiempo, necesitan cuidarlo. Aunque les repitamos esto hasta el cansancio, si queremos evitar un enojo superlativo, mamá siempre tiene que recordar dónde quedó este objeto tan preciado.

No hay que alarmarse por el “uso indiscriminado” de este objeto, ya que a medida que nuestro pequeño vaya creciendo, madurando, va a empezar a sentirse más seguro y se dará cuenta que ya lo no necesita.

La primera manta de apego que realicé fue en base al patrón que realizó Amy del sitio www.thestitchinmommy.com.

El patrón de la manta se llama Crochet Bunny Lovey es muy sencillo de seguir ya que la manta en sí es un cuadrado granny con algún muñeco adherido al centro, en este caso, una coneja. 

Elegí un material suave, similar al chenil, y aproveché unos ovillos que me habían quedado de una manta más grande. No respeté los colores del patrón sino que preferí jugar un poco con los colores que tenía. Les recomiendo, como también indica Amy, que antes de colocar el relleno en la cabeza de la coneja, cosan los ojos. Es mucho más sencillo. 

¡Espero que les guste!