¡Remera calada terminada!

Después de varias idas y vueltas, y de algunas semanas de estar entretenida con otros proyectos más sencillos, ¡terminé la remera calada! Como era un regalo para una compañera de trabajo, quise regalárselo para las fiestas. Por eso, en estos últimos días decidí terminar las partes que me faltaban. Por suerte (para mí) eran las partes más sencillas: los hombros, y las terminaciones del cuello y las mangas.

 
En la entrada anterior solamente les había mostrado la parte A del diseño y cómo los había unido. ¡Todavía me faltaba un largo camino por tejer!
 
Fui uniendo la parte A, con la B y la C. Cuando empecé a tejer la parte superior B, por encima de las “palmeras” invertidas, me di cuenta que me quedaba grande. Entonces decidí cambiar el tamaño de aguja, de una 3 mm a una 2,5 mm. De esta manera, esa parte me quedó más pareja, más derecha. Seguí utilizando la aguja más pequeña para terminar el resto de la remera.
 
Cuando llegué a la parte D, que es el busto, me encontré con un problema: uno va tejiendo una flor que está dentro de un cuadrado, que a su vez va formando un tira; pero cuando se terminan de tejer las trece hileras que forman el patrón, uno se da cuenta que la flor queda por la mitad. Para poder terminar la tira y respetar el diseño, uno tiene que tejer parte de las hileras para terminar la flor y no seguir incrementando la tira. Es necesario tejer tres de estas tiras: una mas larga para el busto y dos mas cortas para los hombros.

Se une la parte C con la D y las dos tiras que van a formar los hombros. 

Luego quedan por tejer las partes E y F que forman los detalles del escote y las mangas.

Detalle de la parte E:

Detalle de la parte F: 

Una vez que se unen todas las partes, la remera queda así:

Espero que les sirva y que se animen a tejerla. No es sencillo, pero tampoco es imposible.