Mientras juego, tejo una manta: The Stitch is Right Game

Como todos los años, a mediadios de febrero, el sitio The Crochet Crowd planteó un desafio interesante de realizar: “The Stitch is Right game“. Por medio de un juego de ruletas propusieron tejer una bufanda, una manta de bebé o una manta que se podía tejer de distintos tamaños, desde una manta de una plaza hasta una manta de dos plazas como para una cama tamaño king. Pero, ¿cuál es el atractivo de juego? Al girar las ruletas, se desarrolla el diseño en zigzag de lo que uno decida tejer. Las ruletas indican qué punto tejer, qué color utilizar y cuántas repeticiones realizar.

 
El sitio indica con mucha claridad las medidas de las distintas prendas (expresadas en pulgadas) y la cantidad de cadenitas que hay que realizar para poder comenzar. Si viven en una región donde las medidas se expresan con otro sistema métrico, les va a resultar muy útil buscar un conversor de medidas.
 
En la primera ruleta se incluye los 8 puntos que uno puede tejer: desde una simple sucesión de medios puntos hasta distintas fantasías. Todas se encuentran bien explicitadas en el sitio por medio de distintos videos tutoriales realizados por Mikey. Les recomiendo que los vean ya que son muy didácticos y nos ayudan a entender las explicaciones escritas. Además, hay algunos puntos que deben realizarse del lado del revés para que se puedan apreciar. Lean bien las instrucciones y miren los videos.
 
En la segunda ruleta hay 10 colores para elegir. De antemano, el sitio te ofrece una paleta de colores que uno puede elegir para distintos proyectos a realizar, inclusive este. Lo bueno de utilizarla es que los colores que proponen combinan entre sí, sin importar en el orden en el que se utilicen. En mi caso, yo elegí 5 colores y para cada color asigné dos números (el amarillo corresponde a los números 1 y 6; el verde a los números 2 y 7; el turquesa oscuro a los números 3 y 8; el celeste a los números 4 y 9; y el lavanda a los números 5 y 10).
 
En la tercer ruleta se indica la cantidad de veces que uno debe repetir el punto: do only once (una sola vez), repeat 1 (repetir una vez), y repeat 2 (repetir 2 veces).
 
En todos los casos también puede suceder que una tenga que volver a girar la ruleta porque quizás cayó en el espacio spin again (volver a girar).
 
A veces yo decidí volver a girar la ruleta porque quizás me tocaba utilizar el mismo color en una hilera y la siguiente. Pueden girar las ruletas tantas veces como les sea necesario, lo importante es divertirse y aprender a tejer y combinar distintos puntos en zigzag.
 
Mikey también nos ofreció separar las hileras realizando dos hileras de medio punto con color blanco. He visto mantas en las que las hileras estaban separadas con color negro y también quedaban hermosas. Esto va a depender mucho de los colores que uno elija o cómo uno quiera tejerla.
 
En mi caso, decidí tejer una manta del tamaño teenage, de 52″ de ancho (unos 132,08 cm) por 60″ de largo (unos 152,40 cm), que contiene 8 Vs, además de los costados, y 242 cadenitas de inicio.
 
A medida que la fui tejiendo me di cuenta que quedaba genial en mi cama de dos plazas. Entonces, decidí tejerla hasta que llegara a los 2,30 mts. de largo, para que pueda tener una buena caida. Y como los costados me quedaron medio cortos (una manta para una cama queen tiene que tener 10 Vs), decidí tomar la medida de la bufanda que equivale a 1 V y agregarla a mi manta. La voy a unir con medio punto de color blanco.
 
Así comencé a tejer la manta. Como pueden observar, al realizar las dos hileras de medio punto en blanco, se destacan mejor los colores y los puntos.
 
1456588309830
 
 
Con el correr de las vueltas, uno puede apreciar la combinación de los colores y los puntos. Al principio, me daba un poco de temor tejer algo así, ya que soy una persona que se apoya mucho en el patrón escrito de antemano. Este desafío me demostró que tengo que animarme a la espontaneidad.
 
 
 
 
p1130555
 
 
 
Les recomiendo que si deciden tejer una de las mantas, principalmente de las grandes, busquen en su hogar algún lugar cómodo como una sillón o un sofá, ya que empieza a pesar y es necesario estar a gusto para tejer.
 
 
 
 
img-20160328-wa0000
 
 
 
 
 
 
 
Esta es la foto de la manta casi terminada, ya que me faltan los costados. La manta llevó unos tres kilos de lana acrílica. Queda mullida y abriga, ideal para las primeras noches de otoño.