13 Nov

Remera calada (en proceso)

Hace unas semanas encontré en Pinterest un pin que enseguida llamó mi atención: una hermosa remera calada, que para mí, era algo fuera de lo común, que no había visto antes. El diseño me pareció innovador. Lo guardé y se lo mostré a una compañera de mi trabajo para ver si a ella le gustaba y de esta manera se lo podía hacer y regalar. Le mostré distintas opciones y, por supuesto, eligió el pin que les mencioné antes. Como vi que tenía un patrón y un sitio web, me quedé tranquila porque me dije “lo voy a poder hacer sin problema”. Sin embargo, cuando abro la página, me doy cuenta que está escrita en un idioma que no conozco (creo que es rumano).

Decido elegir la opción del traductor que Google ofrece, pero la página no me brindaba mucha más información: sólo los distintos diagramas y cómo ensamblarlos. Imprimí los patrones y los empecé a analizar: aunque entendía los distintos símbolos de los diagramas, creí que no iba poder llevar acabo el tejido. Le comento esta situación a mi esposo y él me dice “estoy seguro que lo podés hacer, tenés que tener más confianza”. Sabía que él tenía razón, pero me costaba salir de mi “zona de confort”.

El domingo pasado me animé a tomar mi aguja, el hilo y el patrón, y empezar a tejer. En este primer intento, tomé una aguja de 4,5 mm y un hilo de grosor mediano. Comencé a tejer el primer diagrama, que es el círculo que está a la altura de la cintura. En ese momento, me di cuenta que el temor que yo sentía, de no poder tejer o entender el patrón era infundado (¡por mí misma!). Luego, tejí el segundo círculo y lo uní con el primero. Así quedaron:

Y enseguida comencé a tejer el tercer círculo:

Seguí tejiendo el patrón, respetando el orden (está ordenado alfabéticamente) y estaba muy contenta con cómo estaba quedando. Sin embargo, cuando empecé a tejer la parte de arriba, me di cuenta que me estaba quedando muy grande. No entendí qué había hecho mal, revisé el patrón para verificar que no hubiese agregado alguna hilera sin querer. Pero no, había seguido el patrón al pie de la letra. Ahí me di cuenta que el error había partido de la elección del hilo y la aguja: eran ambos demasiado gruesos para el diseño. Aunque todavía no desarmé todo lo que tejí (probablemente desarme la parte superior y la teja con una aguja de 4mm), decidí no desanimarme, tomar un hilo más finito y una aguja más pequeña (3.5mm). Si uno no lo intenta, no puede equivocarse y aprender.

 

Y estoy muy contenta con el resultado de mi pequeño aprendizaje:

Espero poder terminar esta remera pronto así puedo mostrarles el resultado. 

25 Oct

Cárdigans calados para nenas: “Girl’s Playground Cardigan (to crochet)”

Aunque la primavera se está haciendo desear en el hemisferio sur, me dispuse a tejer mi primer cárdigan calado para nena. Tengo una amiga que tiene mellizas, y aunque parezca extraño, nunca les tejí algo. Como se acerca su cumpleaños y fui terminando algunos proyectos que tenía pendiente, le envié distintos diseños de sweaters y cárdigans para que eligiera uno que le gustase. De todas las opciones que le ofrecí, ella eligió un hermoso diseño de Yarnspirations: Girl’s Playground Cardigan (to crochet).
Leer más
23 Sep

Amigurumi misterioso

A comienzos del mes de Septiembre el sitio The Crochet Crowd propuso realizar un amigurumi misterioso. ¿En qué consiste? Como ya Michael Sellick nos tiene acostumbrados, semana a semana nos brinda las pistas para poder confeccionar un amigurumi: tanto el patrón y un video tutorial para poder llevar acabo las distintas partes como una pista que nos va dando indicios de qué animal puede ser. El año pasado resultó ser un monstruito y como la propuesta tuvo tanto éxito, decidieron repetirla este año.

Lo que también propone The Crochet Crowd es que uno vaya subiendo en su página de Facebook las fotos del progreso que uno va realizando semana a semana, y entre los distintos miembros de la comunidad nos vamos dando aliento y también nos vamos ayudando con las pistas.

Las pistas del desafío de este año (hasta el momento) son:
 
#1 puedo nadar y lo hago muy bien,

#2 no puedo caminar hacia atrás

y #3 mi panza se parece a la de una vaca pero no tengo ubres.

Con las pistas en mano y las piezas tejidas, uno da rienda suelta a la imaginación (además uno siempre tiene un buscador como Google que nos ayuda a acercarnos al animal correcto).

Para ustedes, con las pistas que les di y las imágenes que les muestro, ¿qué animal puede ser?

El amigurumi misterioso se convirtió en… ¡una familia de canguros!

Canguro mamá…

… y canguro hijo.

Mis hijos están felices con sus nuevos juguetes.